Convierta los deseos de sus clientes en necesidades

Como es bien sabido, toda empresa tiene un objetivo fundamental: la venta de sus productos o sus servicios. Todos los esfuerzos van dirigidos hacia ello, siendo una de las estrategias más utilizadas, a nivel de mercadotecnia, el que usted como dueño convierta los deseos de sus clientes en necesidades.

De este proceso no escapa una clínica veterinaria, por más que parezca que ya la necesidad de llevar a una mascota a una consulta médica es más que evidente.

Y es que si esto fuera así, el poder diferenciador que debería tener su negocio con respecto al de la competencia, debería ser una prioridad a realzar en todo momento. No es que fuera de ello no sea así, pero la realidad es que, más allá de ello, debería canalizar sus esfuerzos en las estrategias como tal.

El que convierta los deseos de sus clientes en necesidades es una de esas estrategias que puede utilizar en su marketing digital y, por qué no, tradicional

¿Para qué le serviría contar con una veterinaria casi perfecta en cuanto a atención al cliente, precios o servicios profesionales prestados, si no consigue vender estos últimos como quisiera?

Es por ello que se le da tanta importancia al marketing digital y, enfocándonos en este punto, al proceso que se incluye en la técnica de ventas.

La base de ello es conocer la estrategia más adecuada para cada objetivo que tenga su clínica veterinaria (todos dirigidos a la meta mayor que es vender o ganar cada vez más clientes leales. Uno de ellas y que podría ser de las más utilizadas es la de convertir los deseos en necesidades.

Si usted espera que el simple hecho de que una mascota necesite una revisión médica o una consulta periódica le bastará para captar a sus clientes, está en el camino equivocado.

¿Acaso no son varios los centros veterinarios disponibles en su zona? La competencia siempre ha existido, existe y existirá. La idea es saber cómo colocarse por encima de ella y que convierta los deseos de sus clientes en necesidades es una forma.

A diferencia del resto, usted puede ir sugiriéndole a sus seguidores de redes sociales y sitio web, por ejemplo, que existen otros factores relevantes para llevar a sus consentidos a su veterinaria. No solamente porque se hayan accidentado o para hacer esa consulta de costumbre.

Por otra parte, usualmente las clínicas de este rubro han añadido productos para mascotas en su lista de elementos a ofrecer. Pero no siempre logran vender en grandes cantidades. ¿Los factores? Puede tratarse de un precio más elevado o sencillamente porque el dueño de la mascota no lo cree necesario.

Justamente aquí es donde usted y su equipo de trabajo debe saber cómo hacer que dichos productos (en el caso de este ejemplo, ya que también puede tratarse de la venta de un servicio poco común) sí se conviertan en parte de las necesidades de ese cliente.

Un pequeño ejemplo de una empresa a la cual le quedó muy clara la frase «Convierta los deseos de sus clientes en necesidades»

Si hasta el momento no ha entendido del todo la importancia de que convierta los deseos de sus clientes en necesidades, quizá le sirva un ejemplo para que pueda comprenderla mejor y así aplicar algo similar en su veterinaria.

Nos remontamos a unos años atrás. A unos cuantos años atrás. ¿Qué tan importante podría resultar el uso de joyas o accesorios para los caballeros? Seguramente era una de las cuestiones menos llamativas para este género. ¿Acaso algún hombre realmente necesitaba hacer uso de alguno de estos elementos por cualquier razón? De hecho, prácticamente no había razón para ello.

Incluso en el caso de las damas sucedía lo mismo. Sin embargo, ya desde hace muchísimo tiempo se aplicaba esta estrategia de marketing de la que hablamos, probablemente sin siquiera saberlo.

¿Por qué? Llegó un momento en el que tanto hombres como mujeres sentían esa necesidad de llevar puestos diferentes accesorios. Incluso en algunas culturas era prácticamente oligatorio.

De alguna manera, se logró que esto se viera como algo más allá de un deseo. Se transformó en la necesidad de agregar estos elementos a una vestimenta para hacerse notar o para verse más elegante que otras personas.

Ejemplos como este hay muchísimos. Prácticamente todos los productos y servicios que consumimos hoy en día han pasado de ser un deseo a una necesidad porque satisfacen algo que, quizá, no sabíamos que nos hacía falta.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.