No vende servicios, vende soluciones

De una u otra manera va a llegar al punto en el cual su clínica veterinaria venda productos y servicios a los clientes. De no ser así, no los tendría y no podría mantener estable su negocio, ¿no es así? Pero para que eso ocurra, es necesario que entienda que usted no vende servicios, vende soluciones.

Esta simple frase va a ser el pilar de todos los esfuerzos de marketing y publicidad que realice. Porque sí, su local, por más que se trate de un lugar físico, también requiere de estas herramientas para mantenerse por encima de la competencia.

Si aún no puede visualizar con mayor objetividad lo que le decimos, colóquese en el lugar de un cliente. No necesariamente como el dueño de una mascota, sino de cualquier negocio. En ese caso, a menos que esté buscando algo específico y ya sepa que va a comprar, no le llamará la atención que le vendan algo, por más maravilloso que sea.

Es entonces cuando la responsabilidad recae sobre usted y su capacidad de generar un anuncio creativo en relación a los servicios que ofrece, pero de manera tal que no se asemeje a una venta.

Ya que lo ha pensado, sabe que usted no vende servicios, vende soluciones. Sin embargo, no lo está planteando de la manera correcta

Quizá tenga una idea de lo que estamos hablando. Es casi una regla de todo aquel que tenga un negocio activo: no se venden servicios o productos, sino respuestas a los problemas de las personas.

Más que respuestas, se tiene una solución clara y concisa. Una que cada empresario puede resolver, dependiendo de lo que el cliente esté buscando.

Aún así, a veces lo pasa por alto. Tanto que ni siquiera le ha puesto demasiada atención al tema del marketing. ¡Gran error! Sea cual sea el caso, piense en las estrategias que tiene no solamente su competencia, sino el resto de las empresas que han conseguido establecerse como exitosas.

¿Qué es lo que hacen? Justamente basan cada paso que dan en torno al marketing y la publicidad en este lema o pequeña frase. Sus marcas están en la búsqueda de satisfacer una necesidad, incluso aquella que el público no sabe que existe en su entorno. Por supuesto que, en su caso, sí hay una necesidad evidente cuando de la salud de una mascota se trata. Pero ¿cómo se logra manejar algo como esto, sin que parezca una venta directa? No es tan sencillo como parece, pero tampoco imposible.

Encuentre su valor diferencial

Encontrar lo que le hace único, lo que ofrece que quizá ninguna otra veterinaria cercana ofrezca o lo haga de una manera diferente, es lo que se transformará en la base de todo esto.

Siempre tenga presente que usted no vende servicios, vende soluciones. En torno a ello, a su valor diferencial y a los beneficios que el cliente obtenga de este proceso, establecerá las estrategias adecuadas para darse a conocer o para mantener a los dueños de mascotas leales a su local.

Pero puede ir un paso más allá. Como le mencionamos anteriormente, este plan está basado en las necesidades de los clientes, existan o no. Es decir, que usted podría crear algunas nuevas. Aquellas que las personas aún no estén contemplando, pero que, si lo piensan bien, sí necesitan. Todo depende de la creatividad con la que maneje cada situación.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.